Consejos para suelos de cerámica

Dependiendo del lugar donde vivamos, existe una tradición de materiales que son los más comunes para suelos y otras superficies. Sin duda, uno de los más utilizados en cualquier lugar son los suelos de cerámica. Aportan elegancia, son de diseños muy variados, resistentes y bastante fáciles de mantener.

Sin embargo, no está de más acudir a los expertos para que nos den algunos consejos que nos permitirán mantener nuestros suelos cerámicos en las mejores condiciones, durante el mayor tiempo posible. Es fundamental que todo lo que tenga que ver con el proceso de instalación se haga correctamente.

Así, hay que esperar un mínimo de cinco días para limpiar un suelo cerámico, contados desde el final de la obra, incluido el rejuntado. En verano el secado es más fácil, en invierno se puede mejorar encendiendo la calefacción. Si el piso está al aire libre, deberá protegerse de la humedad con un revestimiento.

Primera limpieza después de instalar un suelo cerámico

La primera limpieza debe comenzar retirando los restos de cemento y otros residuos, como el material de rejuntado. El mejor sistema es barrer con una escoba de púas rígidas, como la que se usa para limpiar alfombras y tapetes. Después de este barrido en seco, trapee. Se puede utilizar un producto descalcificador si aún quedan rastros visibles.

Cómo no limpiar suelos de cerámica

Se debe recordar no utilizar espátulas o herramientas que puedan rayar la superficie del piso cerámico, y no utilizar productos abrasivos ni agentes limpiadores.